sábado, 22 de agosto de 2009

UN PROKOFIEV MÁS ÍNTIMO


Prokofiev irónico

Don Proko está de vuelta

por Ernesto NOSTHAS


Nuestro buen amigo QUINOFF y su blog que tan gentilmente me ha acogido, tuvo una terapia de choque directa con Prokofiev a través de mis notas. Luego de mi primer artículo sobre Prokofiev, ha pasado mucha agua por el puente, y ya hay nuevas visiones sobre su obra en el blog y lo celebro muchísimo. Luego de conocer su integral Sinfonica, un conjunto poco conocido de obras concertantes, ahora los invito a visitar un Prokofiev mas íntimo con una pequeña selección de obras para violín y piano.

En este repertorio destaco sus dos sonatas para violín, tan opuestas entre sí como musicalmente complementarias, algo así como el yang y el ying de su opúsculo musical.

Al igual que con los dos primeros conciertos para piano de Beethoven y Chopin, donde el segundo es en realidad el primero y viceversa, así ocurre con la Primera Sonata para Violín en Fa menor, la que recibe el número de opus 80 pero fue completada dos años después que la Segunda.

La primera sonata está integrada de cuatro movimientos y posee un clima oscuro y misterioso en todo su desarrollo, en especial en los tres primeros movimientos, no en balde fue la música seleccionada a manera de panegírico en el funeral de Prokofiev como un tributo de sus grandes amigos David Oistrakh y Sviatoslav Richter. El mismo Prokofiev en sus notas para el estreno de la obra destacaba que “las escalas deslizantes del violín en los finales del primer y cuarto movimiento evocan el susurro del viento al pasar entre las lápidas de un cementerio”.

Esta sonata fue estrenada bajo la directa supervisión del compositor por sus amigos David Oistrakh empuñando el violín y Leiv Oborin al piano el 23 de octubre de 1946, y cuenta en sus memorias Oborin que en el último movimiento, un pasaje marcado por el compositor como forte, lo interpretó con poca intensidad en contraste con los deseos del compositor, dado que, según su lógica, ahogaría el sonido del violín. Ante ello, Prokofiev le gritó:
—Leiv, no... tócalo como si quisieras que tu auditorio piense que te has vuelto loco y odias al violinista...

En contraste, escuchen la Segunda Sonata, la cual contiene la inspiración melódica más rica de toda la obra de Prokofiev. Esta bellísima obra es una adaptación hecha por el mismo compositor de su propia Sonata para Flauta y Piano durante su retiro en las Montanas Urales durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, respondiendo a una solicitud de Oistrakh.

Esta obra es más convencional en su estructura, también en cuatro movimientos, está llena de pasajes de complicado virtuosismo con un lenguaje sencillo, melódico y grandilocuente, en particular en su radiante y victorioso movimiento final. Esta obra, al igual que la Primera Sonata, fue interpretada en su estreno en junio de 1944, por el tándem Oistrakh-Oborin.


El CD ofrecido recoge estas dos obras maestras y se acompaña de una obra temprana de Prokofiev, las Cinco Melodías para Violín y Piano op.35bis, que son interpretadas por Gidon Kremer (Violín) y la emérita virtuosa argentina Martha Argerich (Piano) para el sello Deutsche Grammophon (julio 1992).

Disfrútenlo mis amigos... y luego de Prokofiev mis incursiones en el siglo XX las orientaré hacia el maestro norteamericano Aarón Copland.

» D E S C A R G A

MP3 CBR 192 kbps | 13 tracks | RAR 89,45 MB | ··

Sergei Prokofiev: Sonata for Violin and Piano No 1 in F minor, Op 80 / Five Melodies for Violin & Piano, Op 35bis / Sonata for Violin and Piano No 2 in D major, Op 94b

Gidon Kremer (Violin), Martha Argerich (Piano)

Recorded in Studio at Maison de la Radio BRI (Brussels), Mar/Apr 1991.

1 Sonata for Violin and Piano No 1 in F minor, Op. 80: 1. Andante assai 6:58
2 Sonata for Violin and Piano No 1 in F minor, Op. 80: 2. Allegro brusco 6:42
3 Sonata for Violin and Piano No 1 in F minor, Op. 80: 3. Andante 7:33
4 Sonata for Violin and Piano No 1 in F minor, Op. 80: 4. Allegrissimo - Andante assai, come prima 7:17

5 Five Melodies for Violin and Piano Op. 35bis: 1. Andante 2:12
6 Five Melodies for Violin and Piano Op. 35bis: 2. Lento, ma non troppo 2:50
7 Five Melodies for Violin and Piano Op. 35bis: 3. Animato, ma non allegro 3:28
8 Five Melodies for Violin and Piano Op. 35bis: 4. Allegretto leggero e scherzando 1:28
9 Five Melodies for Violin and Piano Op. 35bis: 5. Andante non troppo 3:13

10 Sonata for Violin and Piano No.2 in D major, Op.94a: 1. Moderato 7:40
11 Sonata for Violin and Piano No.2 in D major, Op.94a: 2. Scherzo. Presto 4:38
12 Sonata for Violin and Piano No.2 in D major, Op.94a: 3. Andante 3:42
13 Sonata for Violin and Piano No.2 in D major, Op.94a: 4. Allegro con brio 6:52


9 comentarios:

mara dijo...

Quinoff says:

¡Genial Ernesto, genial!

Ernesto, tu terapia de choque está dando resultados sorprendentes.

Muy bueno Ernesto, el ensayo y el aporte.
A ver cuando vienen los cuartetos (completos) de S.?? Estoy un poco ansiosa....

Elgatosierra dijo...

Felicidades Ernesto, este post es magnífico.
Tus notas son sensacionales, esta música de PROKO es exquisita y la interpretación le hace plena justicia. Hasta la composición fotográfica, supongo que del amigo Quinoff, tiene su gracia, con esa inclinación de cabeza que parece a propósito para entrar en el encuadre, y luego esa frase amenazante. JAJAJA
Kremer y Argerich son dos INTÉRPRETES FABULOSOS, con una característica que les une, ambos son inmanejables. Frecuentemente he oído decir que Kremer tiene una forma de tocar extremadamente estridente y no estoy de acuerdo con esta crítica.
Lo que pasa es que Gidon está a años luz de la mayoría (de mí creo que a siglos).
La primera vez que vi a Kremer en directo (y ya había visto a grandes violinistas [Accardo, Grumiaux, Menuhin, Milstein, Oistrakh, Perlman, Ricci, Szering...], creo que en el Concierto para violín de BEETHOVEN, tuve un tremendo shock.
Pareciera que Gidon vivía en otro mundo, venía de otro mundo e iba para otro mundo, todos esos mundos no tenían nada que ver con el mundo en que yo vivía.
Me acuerdo que en aquella época yo estaba muy ocupado en asuntos de técnica teatral, tratando de unir, como Wagner, música y teatro, y lo primero que me vino a la cabeza cuando Kremer empezó a tocar fue “Paradoja del comediante” de Diderot y el “Efecto de distanciación” de Brecht. Que por cierto me habían dado mucha lata y entonces entendí perfectamente.
Ambos, Gidon y Marta, tienen una autoexigencia que ya no se lleva. Ahora estamos acostumbrados a que valga cualquier cosa, y cuando nos encontramos frente UN/UNA ARTISTA la situación nos desborda.
Conocía estas obras en la maravillosa versión de Sviatoslav Richter y David Oistrakh (MELODYA), y creo que esta versión está a la misma altura, y que ambas se complementan perfectamente.
Salud, paz y una sonrisa por favor.
Elgatosierra

luis felipe escarza dijo...

Desgraciadamente este link en Sendspace al parecer ha caducado. Me quedé con las ganas.
Vale.
Luis Felipe.

Quinøff dijo...

Gracias por avisar, Luis Felipe! Resubiré este link a la brevedad para que no te quedes con las ganas.

luis felipe escarza dijo...

Hola Quinoff:
¡Que amable! Mil gracias.
Vale.
lfe

Ernesto Nosthas dijo...

GRACIAS POR EL INTERES...LO SUBIREMOS PRONTO

Quinøff dijo...

LINK REPUESTO!

luis felipe escarza dijo...

Hola Ernesto:
Agradezco infinitamente tu atención. En estos momentos ya lo estoy bajando.
Saludos.
Vale.
lfe

q u i n ø f f dijo...

Enlace actualizado!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir abajo Ir arriba